Skip to Content

Esperaba su maleta en el aeropuerto de Punta Cana. Entonces su futuro esposo se sentó a su lado

Alexandra Ferguson

(CNN)– James Sanford estaba sentado en un banco del Aeropuerto Internacional de Punta Cana, en República Dominicana, esperando a que su maleta apareciera en el carrusel de equipaje.

Era agosto de 2013, y James, residente en Atlanta y entonces veinteañero, estaba en República Dominicana con su mejor amigo para asistir a las celebraciones del Orgullo.

Los dos amigos estaban esperando su equipaje, charlando sobre el fin de semana de fiesta y celebración que les esperaba, cuando James levantó la vista y vio a un desconocido que caminaba hacia ellos.

“Llevaba como los pantalones cortos más cortos”, cuenta James a CNN Travel, riendo. “Me llamó la atención”.

“Me giro hacia mi mejor amigo y le digo: ‘¿Quién es ese tipo con esos pantalones cortos?'”.

El tipo de los pantalones cortos era Daron Fowler, un hombre de 32 años que, por coincidencia, también era de Atlanta.

Dos extraños se conocieron en una pista de baile en Nueva York hace 24 años. Esto es lo que pasó después

También por casualidad, Daron estaba en la ciudad para asistir al mismo festival del Orgullo que James.

“Dio la casualidad de que vino y se sentó a nuestro lado”, recuerda James. “Así que inicié una conversación. No suelo iniciar conversaciones, pero algo me decía: ‘Di hola'”.

Cuando Daron se sentó junto a James, no buscaba charlar.

“Estaba empezando a orientarme”, explica Daron a CNN Travel. “Creo que en ese momento de mi vida, lidiaba con mucha ansiedad social. Así que asistir a ese evento fue un gran paso”.

“Así que me senté y empezó a coquetear conmigo. Y yo pensé: ‘Oh, es guapo, pero tengo que preparar mi batería social, por decirlo de algún modo”.

A pesar de las dudas de Daron, los dos se presentaron y empezaron a charlar. En un breve ir y venir, se dieron cuenta de que ambos vivían en Atlanta, y que los dos estaban en la República Dominicana para el Orgullo.

Entonces apareció la maleta de James, que se levantó para marcharse. Se despidió de Daron, preguntándose si volverían a verse.

Pero había mucha más gente en el evento, y a lo largo del fin de semana James y Daron no se cruzaron directamente.

“No intercambiamos información ni nada. Solo sabía su nombre”, dice James.

Los dos se vieron de lejos un par de veces. Y ninguno de los dos se olvidó del otro.

“Me acordé de él durante el resto del viaje”, dice Daron.

Un reencuentro en Atlanta

James y Daron se conocieron por casualidad en el aeropuerto de la República Dominicana. (Crédito: Torii Le’Chelle)

Unas semanas más tarde, Daron estaba de vuelta en Atlanta y recibía a un amigo de Nueva Jersey durante el fin de semana.

Los dos salieron a un club y allí, por casualidad, estaba James.

Una casualidad aún mayor fue que el amigo de Daron de Nueva Jersey ya conocía a James.

“El amigo común nos presenta, sin saber que nos habíamos conocido en República Dominicana”, cuenta James. “Así que me dije: ‘Vaya, hola, así que nos volvemos a encontrar'”.

James y Daron retomaron la conversación donde la habían dejado en el aeropuerto. Y esta vez, intercambiaron números.

“Luego lo vi durante todo el fin de semana, porque íbamos a los mismos eventos ese fin de semana”, dice Daron.

Durante los meses siguientes, James y Daron siguieron en la órbita del otro, cruzándose de vez en cuando en eventos y fiestas.

“La última vez que nos vimos, di el paso y le dije: ‘Oye, ¿qué tal si tenemos una cita de verdad?’”.

Ellos se conocieron una mañana de Navidad en un tren… Ahora llevan 10 años juntos

El fin de semana siguiente, Daron recogió a James y salieron por el barrio East Atlanta Village.

“Tienen un restaurante tailandés muy lindo, con poca luz y mesas pequeñas. Así que era muy íntimo”, dice James.

“Empezamos a conversar y a hablar de cosas, a enterarnos de cosas que teníamos en común. Y todo el tiempo que estuvimos hablando yo tenía una gran sonrisa en la cara, no podía dejar de sonreír”.

Su sonrisa se reflejaba en la cara de Daron.

“Era un ambiente muy abierto y positivo, y me dije: ‘Esto es diferente, me gusta'”, dice Daron. “Me sentí muy seguro con él prácticamente desde el momento en que estábamos solos hablando e interactuando”.

Ambos dicen que su conexión fue “diferente” a todo lo que habían experimentado en el pasado.

“Había una sensación desconocida con la que no estaba familiarizado, pero con la que me sentía cómodo”, dice James.

Recuerda que pensó: “Creo que conocí a una persona con la que quiero pasar el resto de mi vida”.

Después de esa primera cita, James y Daron hablaban casi todos los días. Cuando, unas semanas más tarde, Atlanta se vio azotada por una inesperada tormenta de nieve, James acampó en casa de Daron.

“Pasé el resto de la semana en su casa, me llevé a mi perro, yo tenía un boston terrier y él dos pomerania, de edades muy parecidas”, cuenta. “Así que eso nos permitió crear una mayor conexión porque tuvimos este tiempo juntos en el que éramos solo nosotros”.

Estrechar lazos en los viajes

Poco después, hicieron su primer viaje juntos.

“A él le encanta viajar, y a mí también. Así que en nuestro primer viaje hicimos un crucero”, dice James.

Este viaje fue una buena prueba para su relación, sugiere James: no solo viajaban juntos por primera vez, sino que lo hacían en un barco abarrotado.

Las vacaciones no hicieron más que unirlos. Poco después, Daron conoció, y se ganó, a la madre de James.

“Y a partir de ahí, continuamos celebrándonos mutuamente, empezamos a enamorarnos el uno del otro, a establecer una conexión más profunda, a hacer viajes”, dice James.

La pareja habló de matrimonio al principio de su relación. Ambos pensaban que en algún momento lo harían, pero fue unos años más tarde, en 2019, cuando Daron decidió pedirle a James que se casara con él.

Organizó una sesión de fotos de cumpleaños con James y sus perros. Luego envió un mensaje secreto a todos sus amigos, pidiéndoles que juraran guardar el secreto. Sus seres queridos volaron a Atlanta desde todo Estados Unidos.

“Hicimos una sesión de fotos en un parque, no muy lejos de nuestra casa. Su cumpleaños es en noviembre, así que era precioso: árboles naranjas y amarillos. Hay un lago y nos tomamos fotos con los perros”, recuerda Daron.

“Y cuando estábamos allí, se acercaron sus amigos y los míos, y entonces le pedí matrimonio”.

“Fue precioso”, dice James. “Yo estaba muy sorprendido”.

James estaba encantado, pero también divertido: hacía poco que había tomado la decisión de pedirle matrimonio a Daron, pero aún no lo había hecho.

Daron y James, con sus perros, el día de su boda en 2021. (Crédito: Torii Le’Chelle)

La pareja se casó el 3 de abril de 2021. Eligieron la fecha porque les parecía interesante —04, 03, 21— y más tarde agradecieron haber evitado programar una boda para 2020 en plena pandemia.

Les encantan las plantas y el verdor, y trasladaron ese motivo a la decoración y los trajes de la boda: James y Daron usaron trajes verdes y pidieron a sus invitados que vistieran tonos marrones.

“Era muy, muy bonito, y combinaba muy bien con el verdor de las plantas y todo eso”, dice James.

Cada mesa tenía una foto distinta de Daron y James en un país diferente que habían visitado juntos, reflejando su amor por los viajes y haciendo un guiño a su encuentro con temática viajera. Los dos combinaron sus apellidos, convirtiéndose en Daron y James Sanford-Fowler.

10 años después

A Daron y James les encanta viajar juntos, aquí están de vacaciones en las Azores. (Crédito: JamesXDaron)

Parece acertado, añade Daron, que se conocieran en el aeropuerto. Casi 10 años después de aquel día, viajar sigue siendo uno de sus grandes conectores.

“Somos adictos a la cultura de los viajes, nos encanta sumergirnos en otras culturas”, dice. “A estas alturas hemos tocado juntos todos los continentes menos la Antártida”.

También tienen otros intereses en común: ambos son seguidores de la música y comparten la misma artista favorita, Beyoncé.

Les encanta ir a conciertos, pero también disfrutar de momentos tranquilos en casa.

“Somos muy de estar en el sofá, y probablemente no haya nadie que pueda ver la tele en el sofá mejor que nosotros”, dice Daron. “Lo que hace que nuestra relación sea tan especial es que hay un nivel de comodidad entre los dos, que podemos no hacer absolutamente nada y no decir absolutamente ninguna palabra y disfrutar del tiempo juntos”.

Es en esos momentos más tranquilos cuando a veces se encuentran reflexionando, asombrados, sobre su encuentro en el aeropuerto.

James bromea diciendo que también lo recuerda cada vez que Daron lleva pantalones cortos.

“No fui a República Dominicana esperando conocer a mi futuro marido”, dice Daron.

“Creo que es un poco loco que me pasara esto en un viaje muy aleatorio: me senté por casualidad en un banco”.

“Lo último que pensaba era que el primer chico con el que me cruzara nada más bajar del avión sería la persona con la que me sentaría lado a lado dentro de 10 años”, coincide James. “A veces hago memoria y tengo que pellizcarme”.

La pareja espera que su próximo paso sea acoger o adoptar a un niño, y empezar así un nuevo capítulo juntos. James dice que sigue “en las nubes” por haber conocido a Daron. Está deseando, dice, que los dos sigan creciendo juntos.

“Una vez que te comprometes, que vas a pasar tu vida con esta persona, tienes que comprometerte a que vas a crecer y seguir aprendiendo de esta persona”.

“Sigo aprendiendo de la persona que tengo al lado, y disfruto aprendiendo de él. Y quiero seguir aprendiendo cosas nuevas de él”, asegura.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN en Español

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KYMA KECY is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content