Skip to Content

El asteroide que terminó con los dinosaurios también generó un monstruoso tsunami a nivel mundial

Alexandra Ferguson

(CNN) — Cuando un asteroide del tamaño de una ciudad chocó contra la Tierra hace 66 millones de años, aniquiló a los dinosaurios y produjo un monstruoso tsunami que se extendió por todo el planeta, según una nueva investigación.

El asteroide, de unos 14 kilómetros de ancho, dejó un cráter de unos 100 kilómetros de diámetro cerca de la península de Yucatán, en México. Además de acabar con el reinado de los dinosaurios, el impacto directo provocó una extinción masiva del 75% de la vida animal y vegetal del planeta.

Este modelo muestra la amplitud máxima de la ola del tsunami tras el impacto del asteroide hace 66 millones de años. Crédito:De Range et al

Cuando el asteroide impactó, creó una serie de eventos cataclísmicos. Las temperaturas globales fluctuaron, las columnas de aerosol, hollín y polvo llenaron el aire, y los incendios forestales se iniciaron a medida que los trozos de material en llamas expulsados por el impacto volvían a entrar en la atmósfera y llovían. En 48 horas, un tsunami había dado la vuelta al mundo, y era miles de veces más enérgico que los tsunamis modernos causados por terremotos.

Los investigadores se propusieron comprender mejor el tsunami y su alcance mediante la elaboración de modelos y encontraron pruebas que apoyan sus conclusiones sobre la trayectoria y la potencia del tsunami mediante el estudio de 120 núcleos de sedimentos oceánicos de todo el mundo. Un estudio en el que se detallan los resultados se publicó este martes en la revista American Geophysical Union Advances.

Se trata de la primera simulación global del tsunami causado por el impacto de Chicxulub que se publica en una revista científica revisada por pares, según los autores.

Según el estudio, el tsunami fue lo suficientemente potente como para crear olas de más de un kilómetro y medio de altura y arrasar el fondo oceánico a miles de kilómetros del lugar donde impactó el asteroide. De hecho, borró el registro de sedimentos de lo que ocurrió antes del evento, así como durante el mismo.

“Este tsunami fue lo suficientemente fuerte como para perturbar y erosionar los sedimentos en las cuencas oceánicas de medio mundo, dejando un vacío en los registros sedimentarios o un revoltijo de sedimentos más antiguos”, dijo la autora principal, Molly Range, que comenzó a trabajar en el estudio como estudiante de pregrado y lo completó para su tesis de maestría en la Universidad de Michigan.

Los investigadores estiman que el tsunami fue hasta 30.000 veces más energético que el del 26 de diciembre de 2004 en el océano Índico, uno de los mayores registrados, que mató a más de 230.000 personas. La energía del impacto del asteroide fue al menos 100.000 veces mayor que la de la erupción volcánica de Tonga de este mismo año.

Trazando la trayectoria de un antiguo tsunami

Brandon Johnson, coautor del estudio y profesor asociado de la Universidad de Purdue, utilizó un gran programa informático llamado hidrocódigo para simular los primeros 10 minutos del impacto de Chicxulub, incluyendo la formación del cráter y el comienzo del tsunami.

Incluyó el tamaño del asteroide y su velocidad, que se estimó que se movía a 43.200 kilómetros por hora cuando golpeó la corteza de granito y las aguas poco profundas de la península de Yucatán.

Menos de tres minutos después, las rocas, los sedimentos y otros restos empujaron una pared de agua desde el impacto, creando una ola de 4,5 kilómetros de altura, según la simulación. Esta ola disminuyó a medida que el material explotado caía de nuevo a la Tierra.

Pero a medida que los escombros caían, creaban olas aún más caóticas.

Diez minutos después del impacto, una ola en forma de anillo de aproximadamente un kilómetro de altura comenzó a viajar por el océano en todas las direcciones desde un punto situado a 220 kilómetros del impacto.

Este gráfico muestra el movimiento de la altura de la superficie del mar del tsunami cuatro horas después del impacto del asteroide. Crédito: De Range et al

Esta simulación se introdujo en dos modelos globales de tsunami diferentes, MOM6 y MOST. Mientras que el MOM6 se utiliza para modelar los tsunamis de las profundidades oceánicas, el MOST forma parte de la previsión de tsunamis de los Centros de Alerta de Tsunamis de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés).

Ambos modelos ofrecieron casi los mismos resultados, creando una línea de tiempo del tsunami para el equipo de investigación.

Una hora después del impacto, el tsunami se había desplazado más allá del Golfo de México hacia el Océano Atlántico Norte. Cuatro horas después del impacto, las olas atravesaron el canal de América Central y llegaron al Océano Pacífico. El Canal de América Central separó en su día América del Norte y América del Sur.

Este gráfico muestra el movimiento de la altura de la superficie del mar del tsunami 24 horas después del impacto. Crédito: De Range et al

En 24 horas, las olas entraron en el Océano Índico por ambos lados después de viajar a través de los océanos Pacífico y Atlántico. Y a las 48 horas del impacto, las grandes olas del tsunami habían alcanzado la mayor parte de las costas de la Tierra.

Un fondo oceánico cambiante

La corriente submarina fue más fuerte en el Océano Atlántico Norte, el mar de América Central y el Océano Pacífico Sur, superando los 643 metros por hora, que es lo suficientemente fuerte como para arrastrar los sedimentos del fondo del océano.

Mientras tanto, el Océano Índico, el Pacífico Norte, el Atlántico Sur y el Mediterráneo quedaron protegidos de lo peor del tsunami, con corrientes submarinas menores.

El equipo analizó la información de 120 sedimentos procedentes en su mayoría de anteriores proyectos científicos de perforación oceánica. Había más capas de sedimentos intactas en las aguas protegidas de la ira del tsunami.

Pero también se encontraron lagunas en el registro de sedimentos de los océanos Atlántico Norte y Pacífico Sur.

Los investigadores se sorprendieron al descubrir que los sedimentos de las costas orientales de las islas del norte y del sur de Nueva Zelandia habían sido fuertemente perturbados con múltiples lagunas. Inicialmente, los científicos pensaron que esto se debía a la actividad de las placas tectónicas.

Pero el nuevo modelo muestra que los sedimentos están directamente en la trayectoria del tsunami de Chicxulub, a pesar de estar a 12.000 kilómetros de distancia.

El asteroide que terminó con los dinosaurios cayó en la primavera boreal

“Creemos que estos depósitos están registrando los efectos del impacto del tsunami, y esto es quizás la confirmación más contundente de la importancia global de este evento”, dijo Range.

Aunque el equipo no estimó el impacto del tsunami en las inundaciones costeras, el modelo muestra que las regiones costeras del Atlántico Norte y la costa del Pacífico de América del Sur fueron probablemente golpeadas con olas de más de 20 metros de altura. Las olas crecieron a medida que se acercaban a la costa, provocando inundaciones y erosión.

Según el coautor del estudio, el profesor de la Universidad de Michigan y oceanógrafo físico Brian Arbic, en el futuro se estudiará el alcance de la inundación global tras el impacto y hasta qué punto podrían haberse sentido los efectos del tsunami tierra adentro.

“Evidentemente, las mayores inundaciones se habrían producido cerca del lugar del impacto, pero incluso lejos, las olas fueron probablemente muy grandes”, dijo Arbic.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN en Español

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KYMA KECY is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content