Skip to Content
Noticias CNN

Aumenta la tensión mientras los republicanos lanzan la última ofensiva contra la investigación de juicio político a Trump

(CNN) — Los demócratas pasarán de investigar al presidente Donald Trump a comenzar su procesamiento esta semana en el desarrollo más significativo e histórico hasta ahora en una batalla de destitución que se mueve rápidamente.

La tensión aumenta a medida que los republicanos lanzaron el domingo una nueva ofensiva para destruir la legitimidad del proceso demócrata al afirmar que los enemigos de Trump están apresurando el sombrío negocio de convertirlo en el tercer presidente enjuiciado para evitar una reacción violenta de los votantes.

Sin embargo, el ataque no pudo ocultar un debate público en el Partido Republicano sobre cuánto debería participar Trump en la próxima etapa de juicio político o si debería esperar un posible juicio en el Senado, donde una mayoría republicana podría ofrecerle más protección. La Casa Blanca dijo el domingo que ni Trump ni sus abogados participarán en la primera audiencia de la Comisión Judicial de la Cámara sobre la destitución que se llevará a cabo el miércoles.

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, durante una conferencia con el presidente de la Comisión de Inteligencia, Adam Schiff, en el Capitolio, el 15 de octubre de 2019. (ERIC BARADAT/AFP via Getty Images)

Los líderes demócratas construyeron un caso sólido en dos semanas de audiencias de testigos televisadas antes del descanso de Acción de Gracias de que Trump abusó de su poder al tratar de obligar a Ucrania a intervenir en las elecciones de 2020.

Pero sus esfuerzos no han cambiado las divisiones políticas tribales de la nación de una manera que podría amenazar seriamente la presidencia de Trump y hacer que los republicanos lo abandonen en el juicio al Senado que se espera para principios del próximo año.

La acción ahora pasa por las manos del presidente de la la Comisión de Inteligencia de la Cámara, Adam Schiff, que se espera vote para publicar el informe de su investigación el martes, a la Comisión Judicial de la Cámara.

5 sorpresas de la investigación de juicio político a Donald Trump

El panel del representante Jerry Nadler redactará artículos de juicio político, efectivamente por los cargos por los que Trump será juzgado en el Senado, antes de una votación completa en la Cámara de Representantes que se espera antes de Navidad.

La comisión comenzará sus actividades el miércoles con un examen de los motivos constitucionales de juicio político para los cuales Nadler aún no ha publicado una lista de testigos. Pero el presidente les ofreció a Trump y a sus abogados la oportunidad de unirse a los procedimientos de la Comisión Judicial, presentándoles un nuevo enigma táctico.

El domingo por la noche, el abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone, le dijo a Nadler que el presidente y sus abogados no asistirían a la audiencia del miércoles y responderían más tarde, en la fecha límite del viernes, sobre la participación en futuras audiencias.

“No se puede esperar justamente que participemos en una audiencia mientras los testigos aún no se hayan nombrado y mientras no esté claro si la Comisión Judicial le otorgará al presidente un proceso justo a través de audiencias adicionales”, dijo Cipollone.

Los líderes demócratas ya han dicho que la retención de Trump de casi 400 millones de dólares en ayuda militar a Ucrania, supuestamente en un intento de forzar una investigación de un opositor político interno, Joe Biden, podría considerarse como el delito de soborno incluido en las condiciones constitucionales de juicio político.

Y la negativa del presidente a proporcionar evidencia clave y altos funcionarios para el testimonio de la investigación podría incorporarse a un artículo separado de juicio político sobre obstrucción.

Los demócratas avanzan sin tener noticias de testigos centrales, incluido el abogado de Trump, Rudy Giuliani, quien dirigió su esfuerzo diplomático extraoficial en Ucrania, y el exasesor de Seguridad Nacional, John Bolton.

Los desafíos legales que probablemente se requieran para forzar tal testimonio podrían prolongarse durante meses y frustrar el deseo de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, de proteger a sus legisladores en el año electoral 2020 al concluir rápidamente el proceso de juicio político. Y los demócratas también dicen que ya tienen evidencia suficiente para acusar al presidente.

Investigación de juicio político y existencia del informante: ¿Qué sabía Trump y desde cuándo?

Ya están decididos

Al levantar el telón durante semanas críticas en el duelo político sobre la presidencia de Trump, los demócratas argumentaron el domingo que el caso contra el comandante en jefe ya merecía un juicio político.

Los republicanos, por su parte, intensificaron sus quejas sobre la imparcialidad del proceso y avivaron la campaña de desinformación de Trump de una manera que refleja el desafío que tienen para contrarrestar los hechos de un caso que se volvió aún más condenatorio justo antes del Día de Acción de Gracias.

En el último golpe a las afirmaciones de inocencia de Trump, el diario The New York Times informó la semana pasada que Trump liberó la suspensión de la ayuda a Ucrania después de que se le informó sobre el informe de un informante, algo que lo alarmó por su presión sobre el antiguo estado soviético.

Los republicanos argumentaron previamente que no había quid pro quo porque Ucrania finalmente obtuvo el dinero. Pero el informe del diario The New York Times plantea la posibilidad de que el pago ordenado por el Congreso solo se habría liberado después de que Trump fuera descubierto.

La senadora demócrata Amy Klobuchar, de Minnesota, que se postula para la presidencia, dijo el domingo en el programa “State of the Union” de CNN que ya había tomado una decisión sobre el destino de Trump.

“Soy alguien que quiere ver cada cuenta”, dijo Klobuchar, pero agregó: “He dejado muy claro que creo que es una conducta enjuiciable”.

La representante demócrata de California, Zoe Lofgren, la única legisladora que trabajó en las tres destituciones modernas, dijo que las transgresiones de Trump fueron peores que las que llevaron a la renuncia del presidente Richard Nixon.

“Si echas un vistazo … lo que les preocupaba a los padres fundadores, fue la interferencia de gobiernos extranjeros en nuestro sistema político lo que fue una de sus preocupaciones más graves”, dijo Lofgren, miembro de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes.

“El comportamiento de Nixon no cayó dentro de ese rango. Entonces, de esa manera, esta conducta es más grave”, dijo Lofgren a Dana Bash de CNN.

Pero el senador republicano de Louisiana, John Kennedy, se quejó de que el impulso demócrata por juicio político había sido injusto desde el principio.

“Las rondas uno y dos de la presidenta Pelosi y del presidente Schiff están tan manipuladas como un juego de carnaval”, dijo Kennedy en “Meet the Press” de NBC en una aparición en la que nuevamente parecía establecer equivalencias entre la intromisión electoral rusa y ucraniana.

Los republicanos han alegado que Ucrania interfirió en 2016 para dar un pretexto al reclamo de Trump de que retuvo la ayuda porque quería investigar la corrupción política en Kiev.

El representante de Georgia Doug Collins, el principal republicano en la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes, criticó el evento de Nadler como “hecho para la televisión”.

Se quejó de que a los republicanos no se les daba suficiente tiempo para elaborar listas de testigos dado que la comisión de Inteligencia no votaría el informe de Schiff hasta el martes.

Dijo que no sabía si la Casa Blanca participaría, pero sugirió que los republicanos quieren llamar al propio Schiff como testigo, un paso que probablemente sea resistido por la mayoría de los demócratas.

“Es un tipo de marco de tiempo interno para tratar de terminar esto antes de fin de año porque quieren llegar a este presidente ahora mismo antes de que … todo el mundo vea completamente el proceso falso de las elecciones para el próximo año. Entonces apuramos esto”, dijo Collins en “Fox News Sunday “.

Nuevo dilema táctico para la Casa Blanca

La invitación de Nadler a Trump para que participe en sus futuras audiencias plantea un dilema para la Casa Blanca, especialmente después de que el presidente criticara a los demócratas por estar “trastornados” y “maníacos” por perseguir una investigación de juicio político.

Al negarse a participar, el equipo de Trump estaría debilitando sus propios argumentos de que los demócratas los están excluyendo del proceso. Pero unirse ofrecería legitimidad a una investigación que el presidente ha desestimado como una farsa y un engaño.

Nadler puede estar efectivamente colocando una trampa. Si los abogados de Trump argumentaran que su conducta no alcanza el nivel de juicio político, aceptarían implícitamente que el presidente cometió algún tipo de mala conducta.

Trump advirtió a los republicanos que no hagan tales argumentos, insistiendo en que su conducta, incluida una llamada al presidente de Ucrania que lo muestra pidiendo un “favor” y una investigación sobre Biden y su hijo Hunter, es “perfecta”.

La posición de Trump aumenta la presión política sobre algunos senadores republicanos que son vulnerables en las carreras de reelección que podrían considerar criticar al presidente por darles cobertura política para una votación para absolverlo.

Un miembro de la Comisión Judicial Republicana, el representante de California Tom McClintock, dijo que sería “ventajoso” para el presidente participar en los procedimientos del panel. Pero advirtió que Trump debía sopesar “un enorme daño catastrófico” que podría hacerse al concepto de privilegio ejecutivo que tal paso podría implicar.

Un funcionario de la Casa Blanca la semana pasada puso en duda la sinceridad de la oferta de Nadler, señalando que Trump estará en Londres para la cumbre de la OTAN durante la audiencia del miércoles.

Dicho debate resalta el desafío que enfrenta Nadler, un antagonista desde hace mucho tiempo de su compañero neoyorquino Trump, mientras su comisión toma la iniciativa para conducir la narrativa de juicio político.

Los esfuerzos de supervisión de Nadler hasta ahora han tenido menos éxito en la conformación de un caso contundente y perjudicial contra la administración que las audiencias públicas de Schiff, que fueron disciplinados y poderosos y lograron neutralizar en gran medida los esfuerzos del Partido Republicano para interrumpirlos.

¿Pueden los demócratas cambiar el juego político?

Las próximas semanas pueden ofrecer la última mejor oportunidad para que los demócratas alteren significativamente la temperatura política en la nación hacia la destitución.

Aunque el 50% de los encuestados aprueba la destitución y la eliminación de Trump del cargo, según las encuestas de CNN, dos semanas de audiencias televisadas no cambiaron significativamente la ecuación.

La situación refleja el hecho de que las percepciones del comportamiento de Trump generalmente siguen líneas partidistas en una nación profundamente polarizada por su presidencia. También sugiere que, si bien la aparente voluntad de Trump de usar su autoridad constitucional para perseguir sus propios intereses a expensas de la nación parece ser un abuso de poder, Ucrania es un problema remoto para muchos estadounidenses más preocupados por las consideraciones que impulsan las elecciones de 2020, incluidos los temas de salud, la educación y la economía.

— Sarah Westwood de CNN contribuyó a esta historia

CNN