Skip to Content

La Cámara de Representantes de EE.UU. aprueba un proyecto de ley para a evitar otro ataque al Capitolio

Alexandra Ferguson

(CNN) — La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó este miércoles un proyecto de ley presentado por la representante republicana Liz Cheney, de Wyoming, y la representante demócrata Zoe Lofgren, de California, para dificultar la anulación de una elección presidencial certificada en el futuro, proponiendo cambios en la Ley de Conteo Electoral.

Cheney y Lofgren, que forman parte de la comisión selecta de la Cámara de Representantes que investiga el 6 de enero de 2021, dicen que las recomendaciones podrían ayudar a prevenir un futuro ataque al Capitolio de Estados Unidos y argumentan que esta legislación es crítica, señalando a los candidatos que actualmente se presentan a cargos a nivel estatal y federal que podrían tener un impacto en las futuras elecciones y que creen en las mentiras del expresidente Donald Trump sobre las elecciones.

La Cámara de Representantes aprobó este miércoles una ley presentada por la representante demócrata Zoe Lofgren, de California (izquierda) y la representante republicana Liz Cheney, de Wyoming, (derecha).

La votación fue de 229 a 203. Nueve republicanos se unieron a los demócratas para votar a favor de la medida, entre ellos Cheney, Adam Kinzinger de Illinois, Peter Meijer de Michigan, Tom Rice de Carolina del Sur, Jaime Herrera Beutler del estado de Washington, John Katko de Nueva York, Fred Upton de Michigan, Chris Jacobs de Nueva York y Anthony González de Ohio.

Los partidarios del plan deben decidir ahora cómo conciliar las diferencias que existen entre la versión de la Cámara de Representantes y la del Senado de los cambios propuestos para la Ley de Conteo Electoral. El plan del Senado fue presentado por un grupo bipartidista de senadores en julio, pero aún no se ha sometido a votación.

El proyecto de Cheney y Lofgren introduce nuevas leyes y refuerza las ya existentes para impedir que funcionarios estatales individuales o miembros del Congreso puedan subvertir los resultados electorales.

“La Ley de Conteo Electoral de 1887 debe ser enmendada para prevenir otros esfuerzos ilegales futuros para anular las elecciones presidenciales y para asegurar futuras transferencias pacíficas del poder presidencial”, dice el proyecto de ley.

El líder de la mayoría, Steny Hoyer, dijo a los periodistas este miércoles que el calendario de la legislación estaba en el aire debido a las “múltiples variables”, entre ellas están las propuestas separadas sobre la policía y la seguridad pública que todavía se estaban negociando y que podrían obtener una votación antes del proyecto de Cheney y Lofgren. Hoyer dijo más tarde que el proyecto de Cheney y Lofgren se votaría este miércoles.

Comisión del 6 de enero: Liz Cheney dijo que Trump tenía un “sofisticado plan de siete partes” para anular las elecciones. A esto se refería

En su artículo de opinión publicado el domingo en The Wall Street Journal, escribieron: “Nuestra propuesta pretende preservar el estado de derecho para todas las elecciones presidenciales futuras, garantizando que los políticos con intereses egoístas no puedan robar al pueblo la garantía de que nuestro gobierno deriva su poder del consentimiento de los gobernados”.

Cheney dijo en una llamada telefónica el martes que hay “muchas similitudes” con la versión del Senado del proyecto de ley y que seguirá trabajando “rápidamente” para conciliar la legislación.

“Creo que, ya sabes, vamos a terminar en una situación en la que tenemos una legislación que tiene muchas similitudes y con la que podemos trabajar para asegurarnos de que conseguimos un buen proyecto de ley para la mesa del presidente”, dijo Cheney.

“No estamos interrumpiendo el compromiso”, dijo un asesor de la Cámara de Representantes a CNN. “Creemos que estamos elevando el piso de lo que debería ser este proyecto de ley”.

La senadora Susan Collins, republicana de Maine y una de las principales negociadoras de la legislación del Senado centrada en la reforma de la Ley de Conteo Electoral, dijo a CNN que espera que el proyecto del Senado, y no el presentado por Cheney y Lofgren, sea el que finalmente se apruebe en el Congreso.

“Prefiero nuestro proyecto de ley, que es el producto de meses de estudio, aportaciones de expertos constitucionales y electorales y es un proyecto de ley que ha obtenido un amplio apoyo bipartidista”, dijo Collins.

Sin embargo, Collins dijo que las diferencias entre los dos proyectos de ley no son insuperables.

“Creo que podemos resolverlo y espero que lo hagamos. Diría que nuestro proyecto de ley cuenta con un apoyo más amplio por parte de los estudiosos de la Constitución, los expertos en elecciones y los miembros del Senado”, dijo Collins, quien añadió que la legislación ya es a prueba de obstruccionismo, ya que cuenta con el apoyo de 10 senadores republicanos.

Collins dijo que el Comité de Reglas del Senado revisará el proyecto de ley del Senado la próxima semana. Queda por ver si el Senado llegará a votar el proyecto de ley antes de las elecciones intermedias o si será un tema a discutir por un Senado saliente.

Los 10 escaños del Senado de EE.UU. con más probabilidades de cambiar en 2022

Cheney dijo el martes que está deseando ver qué enmiendas se añaden a la versión del Senado del proyecto de ley la próxima semana porque cree que algunas de las diferencias podrían resolverse en ese momento.

La republicana de Wyoming dijo que este proyecto de ley formará parte en última instancia de las recomendaciones de la comisión del 6 de enero de la Cámara de Representantes, pero que se añadirán otras cuando el panel publique su informe final a finales de año.

“Esta es claramente una pieza de nuestras recomendaciones legislativas”, dijo Cheney. “Habrá otras”.

Aumento del umbral para que el Congreso pueda objetar a los electores

Una de las principales diferencias entre los dos proyectos de ley actuales es el umbral para que un miembro del Congreso pueda plantear una objeción a los electores de un estado. El proyecto de ley de la Cámara de Representantes requeriría el apoyo de un tercio de cada cámara para plantear una objeción y una mayoría de votos para que esa objeción se mantenga. En él se exponen cinco razones específicas y limitadas para plantear objeciones.

La versión del proyecto de ley del Senado solo requiere el apoyo de una quinta parte de cada cámara y no restringe los motivos de las objeciones.

Actualmente, solo se requiere un miembro de cada cámara para objetar y no hay restricciones sobre los tipos de objeciones que se pueden plantear. Por eso, 147 republicanos de ambas cámaras pudieron objetar cuando el Congreso se reunió para certificar la elección el 6 de enero de 2021, y citaron varias razones para hacerlo.

Hacer cumplir el proceso de recuento y certificación de votos de los estados

La propuesta de ley aborda cualquier posible retraso que un estado pueda tener en el recuento y la certificación de sus votos y crea un lenguaje para hacer cumplir el proceso de certificación de las elecciones.

La legislación dice que ninguna persona “dejará o se negará intencionadamente a tabular, contar o informar de cualquier voto que se haya emitido a tiempo y que, por lo demás, sea válido según la legislación estatal y federal aplicable”.

Aunque el proyecto de ley de la Cámara de Representantes da a los estados más tiempo para certificar las elecciones, lo que se conoce como plazo de seguridad, propone orientaciones más estrictas sobre cómo se puede impugnar el voto de un estado.

ANÁLISIS | Los negacionistas quieren controlar los comicios en 2024 y en las elecciones en Georgia los candidatos afines lo están logrando

Solo los candidatos a la presidencia y a la vicepresidencia que figuren en la papeleta pueden impugnar la certificación de un estado, lo que sería escuchado y resuelto por un tribunal de distrito compuesto por tres jueces y solo revisable por la Corte Suprema. La legislación esboza un calendario claro para que los tribunales agilicen cualquier impugnación relacionada con las elecciones. En la actualidad, cualquiera puede impugnar la certificación de un estado ante los tribunales.

Si un gobernador se niega a certificar los resultados de las elecciones, y el tribunal ordena que deben certificarse, el proyecto de ley autoriza a otro funcionario estatal a certificar los resultados, prohibiendo así que los gobernadores obstaculicen el proceso de certificación de las elecciones.

El nuevo plazo para que los gobernadores certifiquen su elección y los electores estatales sean elegidos es el 14 de diciembre, retrasado desde principios de diciembre, y los electores estatales deben reunirse el 23 de diciembre, a menos que la fecha caiga en un fin de semana. Una vez que los electores estatales certifican la elección, las listas de electores se envían al Congreso.

La legislación también define claramente lo que representa la lista de electores de un estado y aclara que los estados solo pueden enviar una lista. En el proyecto de ley actual, hay espacio para que un estado envíe listas de electores competitivas en determinadas situaciones.

Este lenguaje pretende abordar lo que ocurrió en 2020, cuando algunos estados presentaron electores alternativos para Trump que no eran los electores oficiales presentados por los estados. El plan de los falsos electores, como se ha dado a conocer, está siendo investigado por el Departamento de Justicia y ha sido un hilo conductor seguido por la comisión selecta de la Cámara de Representantes.

Aclarar el papel del vicepresidente durante la sesión conjunta

El proyecto de ley de la Cámara de Representantes pretende reafirmar la Constitución y dejar claro que el vicepresidente no tiene autoridad para rechazar las listas electorales oficiales de los estados, retrasar el recuento de los votos ni emitir ninguna resolución de procedimiento. El proyecto de ley del Senado también contiene una versión de esta disposición.

“La duodécima enmienda es directa; simplemente exige el recuento”, escribieron Cheney y Lofgren.

Después de las elecciones de 2020, Trump intentó que el entonces vicepresidente Mike Pence rechazara a los electores de los estados, algo que Pence nunca hizo.

La legislación propuesta por Cheney y Lofgren también establece parámetros para extender la votación del día de las elecciones en circunstancias muy limitadas, incluyendo un acto de terrorismo o un desastre natural, que actualmente no existe en el proyecto de ley propuesto por el Senado.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN en Español

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KYMA KECY is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content