Skip to Content

ANÁLISIS | El miedo a la recesión estadounidense choca con la realidad

Juan Pablo Elverdin

Nueva York (CNN Business) — La economía estadounidense no recibió el memorándum de que se supone que ya está en recesión.

El brutal informe del PIB publicado el 28 de julio, que mostraba que la economía se había contraído por segundo trimestre consecutivo, llevó a algunos a insistir en que la tan temida recesión ya había llegado.

Y en cierto modo eso tiene sentido: desde 1948, todos los períodos de crecimiento negativo consecutivos han coincidido con una recesión.

Pero el argumento de que la recesión ya está aquí se ha visto gravemente socavado desde que se publicó ese informe sobre el PIB. Una serie de acontecimientos ocurridos en los últimos 10 días sugieren que esas declaraciones de recesión son, como mínimo, prematuras.

Por qué algunas personas realmente quieren una recesión (y otras dicen que es una locura)

Sí, la economía se está enfriando después del crecimiento desbordante del año pasado. Pero no, no parece estar sufriendo el tipo de caída que podría calificarse de recesión.

Consideremos los siguientes acontecimientos:

La economía añadió más de medio millón de puestos de trabajo solo en julio. La tasa de desempleo bajó al 3,5%, el nivel más bajo desde 1969. La inflación se calmó (relativamente) en julio, tanto para los consumidores como para los productores. Los precios de la gasolina cayeron por debajo de los US$ 4 el galón por primera vez desde marzo. La confianza de los consumidores se ha recuperado de sus mínimos históricos. El mercado bursátil registró su mayor racha de ganancias semanales desde noviembre.

Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics, no ha hecho más que aumentar su confianza en que la recuperación económica de Estados Unidos está intacta.

“Esto no es una recesión. Ni siquiera está en el mismo universo que una recesión”, dijo Zandi a CNN. “Es claramente erróneo decir que lo es”.

Zandi dijo que lo único que indica una recesión en curso son esos trimestres consecutivos de PIB negativo. Sin embargo, predijo que esos descensos del PIB acabarán siendo revisados. Y los primeros indicadores apuntan a que el PIB será positivo este trimestre.

Por supuesto, nada de esto significa que la economía esté sana. No lo está. La inflación sigue siendo demasiado alta.

Y nada de esto significa que la economía esté fuera de peligro. No lo está.

Una recesión sigue siendo un riesgo real, especialmente el año que viene y en 2024, cuando la economía absorba todo el impacto de las monstruosas subidas de tipos de interés de la Reserva Federal.

Y sigue siendo posible que la economía tropiece tanto en los próximos meses que los economistas de la Oficina Nacional de Investigación Económica, el árbitro oficial de las recesiones, acaben declarando que una recesión comenzó a principios de 2022. Pero por ahora, es demasiado pronto para afirmarlo.

¿Hasta cuándo podría durar la inflación en EE.UU.? 4:02

El mercado de trabajo sigue caliente

El mayor problema para argumentar que una recesión ya comenzó es el hecho de que la contratación se aceleró —dramáticamente— en julio. El mes pasado se crearon en Estados Unidos 528.000 puestos de trabajo, con lo que las nóminas volvieron a los niveles anteriores a la crisis.

Una economía en recesión no añade medio millón de empleos en un solo mes.

“No creo que nada de los datos sobre la situación actual de la economía sea coherente con lo que solemos considerar una recesión”, dijo Brian Deese, director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca, en una entrevista telefónica con CNN la semana pasada.

En todo caso, el mercado laboral está demasiado caliente. Y eso es un problema para los próximos meses porque permite a la Reserva Federal subir agresivamente los tipos de interés sin que se produzca un daño generalizado en el mercado laboral en su intento de frenar la economía.

El riesgo es que la Reserva Federal acabe pisando el freno con tanta fuerza que frene la economía hasta llevarla a una recesión.

La inflación le da un respiro a EE.UU. en julio

La inflación se enfría, por fin

Cada vez se tiene más la sensación de que lo peor ha pasado en el frente de la inflación.

El mayor dolor de cabeza de la inflación, los precios de la gasolina, por fin se está relajando en gran medida. La media nacional de la gasolina normal se ha reducido en más de un dólar desde que alcanzara un máximo histórico de US$ 5,02 el galón a mediados de junio.

Además de la gasolina, los precios del diésel y del combustible para aviones también están bajando, lo que reduce la presión inflacionista sobre el resto de la economía. El enfriamiento de la energía redujo los indicadores de inflación en julio y debería hacer lo mismo, si no más, en agosto.

La Oficina de Estadísticas Laborales indicó la semana pasada que los precios al consumo fueron un 8,5% más altos en julio que un año antes. Aunque esta cifra sigue siendo alarmantemente alta, es inferior al máximo de 40 años del 9,1% registrado en junio. Y, mes a mes, los precios apenas variaron.

Así puede afectar la tasa de interés la desaceleración de la economía 1:22

La inflación al por mayor también puede estar tocando techo. El índice de precios al productor, que mide los precios pagados a los productores por sus bienes y servicios, se desaceleró en julio más de lo previsto en términos interanuales. Y el IPP disminuyó mes a mes por primera vez desde que se cerró la economía en abril de 2020.

Los informes de inflación, mejores de lo esperado, reflejan no solo la baja de los precios de la energía, sino también la disminución de la tensión en las cadenas de suministro, que se han visto afectadas por covid-19.

Cómo sería una recesión

En cierto modo, el debate sobre la recesión es semántico. Con o sin recesión, es evidente que los estadounidenses están sufriendo ahora mismo porque el coste de la vida es demasiado alto. Los salarios reales, ajustados a la inflación, se están reduciendo. Y aunque el sentimiento de los consumidores, medido por la Universidad de Michigan, subió durante dos meses seguidos, sigue estando cerca de mínimos históricos.

Sin embargo, para muchos, una recesión real sería mucho más dolorosa que el entorno actual.

Una recesión implicaría probablemente la pérdida no solo de cientos de miles, sino de millones de puestos de trabajo. Al no poder hacer frente a los pagos de sus hipotecas, las familias se enfrentarían a la ejecución hipotecaria de sus viviendas. Y las pequeñas, medianas y grandes empresas quebrarían.

Ninguna de esas cosas está ocurriendo de forma significativa, al menos no todavía.

Pero las luces rojas parpadeantes en el mercado de bonos sugieren que eso podría cambiar.

La curva de rendimiento —en concreto, la brecha entre los rendimientos del Tesoro a 2 y 10 años— sigue invertida. Y en el pasado, esto ha sido un predictor inquietantemente preciso de las recesiones. Ha precedido a todas las recesiones desde 1955.

Con todo, los datos económicos recientes sugieren que la posible recesión puede haberse retrasado, no cancelado del todo.

Aunque el riesgo de una recesión en los próximos seis a nueve meses parece haber disminuido, dijo Zandi, el riesgo de una en los próximos 12 a 18 meses ha aumentado.

“Las probabilidades de recesión siguen siendo incómodamente altas”, dijo.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN en Español

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KYMA KECY is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content