Skip to Content

Mujer testifica que Ghislane Maxwell dijo que Jeffrey Epstein necesitaba tener sexo tres veces al día

Alexandra Ferguson

Nueva York (CNN) —  Una mujer que ha acusado a Jeffrey Epstein de abuso sexual testificó el lunes que Ghislaine Maxwell organizaba sus encuentros y hablaba a menudo de temas sexuales, incluyendo las necesidades sexuales de Epstein.

“Ella decía que él necesitaba tener sexo unas tres veces al día”, dijo la mujer al tribunal.

La mujer, que testifica bajo el seudónimo de “Kate”, subió al estrado el lunes por la mañana para iniciar la segunda semana del juicio federal contra Maxwell por cargos que incluyen el tráfico sexual de menores. Kate no se considera una víctima menor de edad en los cargos porque superaba la edad de consentimiento en el momento de los presuntos abusos, pero la jueza Alison Nathan determinó que los jurados pueden considerar su testimonio.

Quién es Ghislaine Maxwell, la expareja de Jeffrey Epstein que irá a juicio

Kate declaró que conoció a Maxwell cuando tenía 17 años a través de su novio, que era mayor que ella, durante un viaje a París. Maxwell la invitó a tomar el té en su casa de Londres unas semanas más tarde y le habló a Kate de su novio “filántropo” Epstein, que Maxwell pensaba que ayudaría a Kate con su aspirante carrera musical.

“Comprendí que su trabajo consistía en ocuparse de las necesidades de Jeffrey”, dijo Kate.

“Salí de allí sintiéndome eufórica”, dijo. “Como si alguien me quisiera”.

Semanas más tarde, Maxwell invitó a Kate a la casa del pueblo de nuevo para conocer a Epstein, empujándola a aceptar la invitación con un sentido de “urgencia”, recordó.

Allí, Maxwell le dijo que le diera un pequeño “apretón” en el pie a Epstein para demostrarle lo fuerte que era a pesar de su pequeña contextura, declaró Kate. Epstein aprobó el masaje en el pie y también le pidió que le diera un masaje en los hombros.

El expiloto de Jeffrey Epstein testifica que Bill Clinton, Donald Trump y el príncipe Andrés volaron en el avión privado de Epstein

Un par de semanas después, Maxwell llamó a Kate para preguntarle si le haría “un favor” y vendría a darle a Epstein un masaje con sus “fuertes manos”, a pesar de no tener experiencia en terapia de masaje. Maxwell llevó a Kate al piso superior de su casa a una habitación donde Epstein se puso una bata, le dio a Kate aceite para masajes y cerró la puerta tras ella.

Kate declaró que Epstein se desnudó e inició un acto sexual con ella. Poco después de este incidente, Maxwell la llamó para que volviera a la casa y le dijo que era difícil satisfacer sus necesidades, declaró Kate. “Me dijo: ‘Me alegro mucho de que estés aquí. Hiciste un trabajo tan bueno la última vez (que) él quería que volvieras'”, dijo Kate.

Esta vez Epstein estaba completamente desnudo cuando Maxwell la llevó a la misma habitación y cerró la puerta tras ella. “Pásala bien”, recuerda que le dijo Maxwell al salir de la habitación. Maxwell también le preguntó si se había “divertido” después de ambos encuentros de masajes sexualizados, dijo Kate.

El juicio de Maxwell, que comenzó la semana pasada, ha alternado entre testimonios desgarradores de víctimas menores de edad y testimonios esclarecedores sobre algunas de las conexiones de Epstein con figuras de alto perfil como Donald Trump, Bill Clinton y el príncipe Andrew. Ninguno de ellos ha cometido supuestamente actos ilícitos en relación con el juicio en curso.

De hecho, Kate testificó el lunes que Maxwell hablaba de sus amigos el príncipe Andrew y Trump a su alrededor.

Una mujer testifica que Jeffrey Epstein la llevó a conocer a Donald Trump cuando ella tenía 14 años, aunque no alega ningún delito

Epstein, que se declaró culpable en 2008 de cargos de prostitución en el estado, fue acusado de cargos federales de tráfico sexual en julio de 2019, pero se suicidó en prisión un mes después. Maxwell, confidente de Epstein, fue detenida un año después y se declaró inocente.

En las declaraciones de apertura de su juicio, los fiscales dijeron que Maxwell y Epstein crearon un “esquema piramidal de abuso” para atraer a las niñas menores de edad a las relaciones sexuales con Epstein. Su defensa, por su parte, dijo que ella era un “chivo expiatorio” de las acciones de Epstein y atacó los recuerdos y las motivaciones de las mujeres que dicen haber sufrido abusos sexuales.

Testigo recuerda fotos de jovencitas desnudas en la casa de Epstein

En su testimonio, Kate declaró que realizó viajes pagados por Epstein varias veces a Nueva York; Palm Beach, Florida; y Little St. James en las Islas Vírgenes de EE.UU., donde Epstein tenía propiedades. Maxwell le informaba de los preparativos del viaje, dijo.

Durante una visita a la residencia de Palm Beach cuando tenía unos 18 años, dijo, le dejaron sobre la cama un conjunto de “colegiala”: una falda plisada, ropa interior y medias blancas y una camisa. Cuando le preguntó a Maxwell para qué era, recordó, Maxwell le dijo: “Pensé que sería divertido que le llevaras a Jeffrey su té con este conjunto”.

“No sabía cómo decir que no”, dijo ella. Pensó que podrían obligarla a marcharse si decía que no, declaró Kate.

Ella se puso el traje y le llevó el té en una bandeja a Epstein, que, según recordó, estaba haciendo ejercicio con un entrenador en el gimnasio cercano a la piscina. Epstein inició y realizó un acto sexual con ella allí cuando el entrenador se fue, dijo.

Kate también recordó haber visto fotos de chicas jóvenes desnudas repartidas por la casa de Palm Beach en casi todas las habitaciones. “Recuerdo que eran impactantes”, recordó.

Testificó que Maxwell la invitaba a la isla privada de Epstein para darle masajes.

Maxwell hablaba de temas sexuales a menudo con Kate, preguntándole si conocía a otras chicas que pudieran hacerle sexo oral a Epstein.

“Ya sabes lo que le gusta: guapas, jóvenes (y) bonitas como tú”, le dijo Maxwell, según su testimonio.

Nunca reclutó a otras mujeres de ninguna edad para Epstein a pesar de la petición, declaró. Sí recuerda haber visto a una chica rubia y delgada que creía que tenía más o menos su edad, 17 años, en una de esas ocasiones.

En su segundo interrogatorio, declaró que Maxwell estaba a su lado la primera vez que vio a Epstein desnudo.

“Lo recuerdo muy claramente porque estaba aterrorizada y congelada”, declaró Kate. “Esos acontecimientos me vienen a la memoria todo el tiempo. Tengo pesadillas sobre ellos”.

Kate recibió US$ 3,25 millones del fondo para víctimas de Epstein

En el contrainterrogatorio, la abogada de la defensa Bobbi Sternheim se esforzó por socavar su testimonio destacando su continuo contacto con Epstein y cuestionando sus motivos.

Kate dijo que se mantuvo en contacto con Epstein hasta alrededor de 2012. Tenía alrededor de 24 años cuando viajó por última vez con Maxwell y Epstein, pero continuó en contacto con Epstein hasta los 30 años, declaró.

En 2008, mientras Epstein estaba en la cárcel, se comunicó por correo electrónico para enviarle fotos suyas. Ella dijo que nunca le envió fotos, pero que sí firmó un correo electrónico: “Te quiero siempre, ‘Kate'”. También testificó que se puso en contacto con Epstein para quedarse con él en su casa de Manhattan en 2011, pero él estaba en París en ese momento.

Ella describió el permanecer en contacto con él como una mezcla de negación y miedo.

“No quería admitir lo que me había pasado y sentía que al cesar la comunicación tendría que reconocer los hechos ocurridos y tendría que decir algo”, dijo. “También tenía miedo de desvincularme porque había sido testigo de lo conectados que estaban ambos y tenía miedo”.

Sternheim también intentó desacreditar a la testigo señalando entrevistas en los medios de comunicación en las que hablaba de sus grandes ambiciones, preguntando por sus anteriores relaciones fallidas y por su historial de abuso de sustancias.

Kate reconoció ante el tribunal que tuvo problemas con la cocaína, el alcohol y los somníferos al final de su adolescencia y al principio de sus 20 años. Testificó que el abuso de sustancias no ha afectado a su memoria y que se le exigió que no tomara drogas ni se emborrachara cerca de Maxwell y Epstein.

Kate ha estado cooperando con la ley desde que la contactaron por primera vez en 2019, dijo. Kate dijo que está testificando bajo seudónimo a pesar de haber hecho apariciones públicas en los medios de comunicación anteriormente porque tiene un hijo al que no quiere someter a la atención en torno al caso.

“Tengo una gran cantidad de humillación y vergüenza sobre los acontecimientos que tuvieron lugar”, dijo.

Kate dijo que recibió un acuerdo de US$ 3,25 millones del programa de compensación a las víctimas de Epstein. El dinero, dijo, validó sus experiencias con Epstein.

“Lo que el dinero significó para mí fue el reconocimiento de mi dolor. Lo que significó para mí fue que mi verdad era importante”, dijo.

Kate reconoció que preguntó a la fiscalía sobre un visado especial para las víctimas que cooperan con las fuerzas del orden, pero dijo que no estaba motivada económicamente o de otro modo para testificar en este caso.

“Esto es lo más difícil que he tenido que hacer y estoy aquí porque no creo que haya nada más importante, sobre todo ahora que soy madre, que demostrarle que puedo defenderme y demostrar que la verdad es importante”, dijo.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Skip to content