Skip to Content

Los mandatos de vacunación contra el covid-19 son divisivos, pero pueden funcionar. Europa está mostrando cómo

Mariana Toro

(CNN) — A principios de este mes, Austria dio un paso antes impensable para una democracia occidental: anunció que las vacunas de covid-19 serían obligatorias para toda su población.

Hasta entonces, los gobiernos de todo el mundo habían rechazado la idea de un mandato universal de vacunación contra el coronavirus, optando en cambio por incentivos y otros “empujones” para motivar a las personas a recibir vacunas. Incluso en estados autoritarios, como China, no es una política obligatoria.

La medida extraordinaria de Austria se produjo pocos días después de que introdujera un confinamiento para los no vacunados, una restricción que fue más lejos que otras naciones europeas al señalar a las personas que han estado provocando un aumento preocupante en las hospitalizaciones.

La serie de decisiones que llevaron a Austria a este punto refleja la posición desesperada en la que se encuentran los gobiernos mientras buscan proteger los sistemas de salud pública y las recuperaciones económicas tentativas a medida que los casos se disparan en toda Europa. El continente vuelve a ser la zona cero de la pandemia mundial, a pesar de la amplia disponibilidad de vacunas.

Austriacos se vuelcan a las calles contra nuevo confinamiento por covid-19 2:20

Es esa ironía la que ha provocado la ira de los líderes europeos, que se sienten cada vez más frustrados por los escépticos de las vacunas y otros sectores de la población que todavía se resisten a los programas de vacunación contra el covid-19.

Las nuevas y duras medidas de Austria se dieron a conocer antes del anuncio del descubrimiento de la variante ómicron a fines de la semana pasada, lo que provocó temores de que la ola de invierno de covid-19 podría ser más brutal de lo que se pensaba. La noticia de la variante podría empujar a más países a endurecer su enfoque, pasando de medidas voluntarias a obligatorias en un último esfuerzo por conseguir más vacunaciones.

“Tenemos suficientes vacunas. La ciencia nos dio la posibilidad, el boleto de salida para salir de este círculo vicioso de oleadas de virus y discusiones de confinamiento. Y simplemente no hay suficientes personas que estén usando esta posibilidad y tomando este boleto de salida, y es por eso que todavía estamos atrapado en esta situación”, dijo el canciller austriaco Alexander Schallenberg a CNN la semana pasada, explicando su decisión de exigir las vacunas de covid-19 para el 1 de febrero.

La variante ómicron pone al mundo en una “carrera contra el tiempo”, dice la presidenta de la Comisión Europea

Aquellos que no cumplan la regla se enfrentarán a una multa administrativa, pero no está claro cómo se hará cumplir la política. Casi una de cada tres personas en Austria sigue sin vacunarse.

“Es una medida drástica. Hubiera preferido ir por otro camino. Pero si a un año de tener la vacuna, de hacer campañas nacionales, de que los medios de comunicación expliquen una y otra vez de qué se trata esto, que tenemos un grado tan alto de inseguridad, de gente que cree en noticias falsas… tenemos la necesidad de dar este paso drástico”, agregó Schallenberg.

El mercado navideño cerca de la catedral en Viena, generalmente lleno de gente, cerró el lunes pasado.

Medidas drásticas

Otros países están comenzando a considerar medidas igualmente drásticas para persuadir a más personas de que se vacunen, a pesar de las críticas de que las bajas tasas de vacunación las hacen poco realistas y privarían a millones de ganarse la vida.

El domingo, días después de que los científicos de su país informaran por primera vez sobre la existencia de la variante ómicron, el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, anunció que las autoridades estaban investigando si exigir las vacunas de covid-19, y las vacunas de refuerzo, para los trabajadores y para la entrada a algunos espacios públicos. Kenya fue una de las primeras naciones africanas en introducir restricciones a los no vacunados la semana pasada.

Los científicos todavía están revisando los datos para evaluar qué tan efectivas son las vacunas existentes contra la nueva variante, pero el CEO de Moderna advirtió en una entrevista con The Financial Times que cree que equivaldrá a “una caída material”.

El Dr. Anthony Fauci, asesor médico en jefe del presidente Joe Biden, ha dicho que cree que las vacunas existentes deberían proporcionar un grado de protección contra los casos graves. “La vacunación será la solución a esto, ya sea la variante delta o la variante ómicron”, dijo Fauci a Jake Tapper de CNN.

La pregunta sobre si apretar o no el gatillo de los mandatos, y cómo sopesar el riesgo para las libertades civiles frente a una seria amenaza para los sistemas de salud sobrecargados, ha causado mucho nerviosismo en todo el mundo, especialmente en Europa, un orgulloso bastión de la democracia liberal.

Pero así como los confinamientos se han convertido en parte de la vida pandémica, la visión que emerge rápidamente en Europa es que los mandatos de vacunación no solo son plausibles, sino que podrían dar sus frutos. Las reglas en Francia, Italia y ahora Austria brindan una ventana a lo que se puede esperar.

Austria ha experimentado un aumento en la vacunación desde principios de noviembre, cuando el Gobierno comenzó a señalar medidas más estrictas para los trabajadores. En cuatro semanas, la cobertura de vacunación aumentó aproximadamente 4 puntos porcentuales, más que otros miembros de la Unión Europea Occidental durante el mismo tiempo, según el proyecto Our World in Data de la Universidad de Oxford.

Mientras el mundo está en alerta por ómicron, así van las tasas de vacunación contra el covid-19 en América Latina

Después del confinamiento inicial de los no vacunados el 14 de noviembre, medio millón de personas más recibieron su primera dosis, según el canciller. Esa trayectoria ascendente ha continuado, aunque la gran mayoría de las vacunas son de refuerzo, dijo Peter Klimek, profesor asociado de la Universidad Médica de Viena y asesor del Ministerio de Salud de Austria.

“Desde una perspectiva de modelado, está claro que si aumenta la absorción de la vacuna, no será suficiente por sí sola para detener la circulación del virus, pero es un gran paso para detener el colapso del sistema de salud”, dijo Klimek. “¿Ayudará un mandato? Sí, si encontramos formas de hacerlo funcionar”.

Dado que el mandato de vacunación de Austria ha enviado a decenas de miles de personas a las calles en protestas, muchas más han ido a los centros de vacunación. “Cedí al chantaje del Gobierno. Quería esperar, pero el Gobierno tenía otros planes para mí”, le dijo a CNN Jaruslav, que solo dio su nombre de pila, mientras recibía su primera dosis en el centro de vacunas más grande de Austria en Viena.

“Controlen la frontera. No a su propia gente”, dice una pancarta durante una manifestación contras las restricciones de covid-19 en Austria.

Si bien algunas personas no cambiarán de opinión, otras, como Jaruslav, lo harán, aunque a regañadientes. Por el precio de algunas protestas, algunos políticos europeos están empezando a llegar a la conclusión de que vale la pena presionar para obligar a una parte de la población a la que de otro modo habría sido difícil ganarse.

Al explicar la decisión de Austria, Schallenberg señaló los éxitos de Italia, su vecino del sur y Francia, que han introducido mandatos de vacunación en todo menos el nombre, requiriendo pases de salud como prueba de vacunación, una prueba negativa o recuperación reciente de la infección para asistir a reuniones, viajes o ir a trabajar, junto con medidas de salud pública, como el uso de mascarillas. Ambos países también han hecho que la vacunación sea obligatoria para los trabajadores de la salud. Son dos de los cinco países que lo hacen en Europa, según el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades.

Francia fue el primero en establecer la tendencia hacia los mandatos en Europa, después de que se detuviera el despliegue de la vacunación. “Francia es definitivamente el modelo de este trabajo”, dijo Thomas Hale, quien ha estado recopilando las respuestas políticas de los países como parte del Rastreador de Respuestas del Gobierno al Covid-19, dirigido por la Escuela de Gobierno Blavatnik en Oxford.

¿Funcionan los mandatos?

Hale y sus colegas están en el proceso de agregar datos sobre los mandatos de vacunación contra el covid a su rastreador con el objetivo de responder a la gran pregunta: ¿funcionan? De los más de 180 países que rastrea la Escuela de Gobierno Blavatnik, Hale dijo que algunos se destacaron por tener mandatos efectivos: Francia, Israel, China y Brasil.

A principios de este año, Israel se convirtió en un modelo para derrotar al covid con el uso de un pasaporte de vacuna, el llamado “Pase Verde”.  Pero experimentó un aumento devastador de infecciones impulsadas por la variante delta de rápida propagación durante el verano luego de que retiró el sistema de pases y eliminó otras restricciones.

En China, donde comenzó la pandemia, el Gobierno ha logrado un alto nivel de vacunación a través de una serie de incentivos polémicos de zanahoria y palo. Estas requieren vacunas para estudiantes y trabajadores, al tiempo que se aplican sanciones para aquellos que no reciben una vacuna, a través de clasificaciones crediticias.

Desde que varias ciudades brasileñas, incluida Río de Janeiro, comenzaron a introducir divisivos pasaportes de vacunas este otoño, Brasil, una vez devastado por el virus, ahora ha superado al Reino Unido como uno de los países más vacunados del mundo.

“Hay una historia optimista que contar que, para la gran mayoría de las personas, esto no es realmente tan controvertido. Hay mucho foco sobre quienes se resisten, y con razón. Pero es bastante movimiento en la dirección correcta”, dijo Hale.

Circula una nueva variante del coronavirus. Esto es lo que puedes hacer para mantenerte a salvo

El caso de Francia

En ningún lugar ha sido más evidente que en Francia, donde el presidente Emmanuel Macron anunció el pase de salud, o “pase sanitario”, el 12 de julio, lo que provocó un aumento dramático en las citas de vacunación. Doctolib, la principal plataforma para reservar citas de vacunación en el país, vio 1 millón de citas realizadas en 24 horas.

Gracias en parte a su creciente tasa de vacunación, junto con un aumento masivo en las pruebas relacionadas con el pase de covid y la reintroducción de los mandatos de máscaras en las regiones más afectadas por la variante delta, Francia continental logró eludir en gran medida la cuarta ola que barrió Europa durante el verano. Alrededor del 70% en Francia están ahora completamente vacunados.

Vittoria Colliza, epidemióloga con sede en París en Inserm, el centro de investigación de salud pública francés, le dijo a CNN que la introducción del pase “fue la clave para salir de una situación de estancamiento, en la que habíamos alcanzado un punto de saturación”. Y demostró que era posible incentivar a las personas que antes se mostraban reacias a vacunarse. Pero ahora, mientras los países europeos con altas tasas de vacunación luchan por contener otro aumento en los casos, Colliza dijo que estaba claro que se necesitarían incentivos adicionales para escapar de lo peor a medida que disminuye la inmunidad.

Un estudio realizado en junio en Israel reveló que, si bien las vacunas aún ofrecen una fuerte protección contra el covid-19 grave, su efectividad para combatir el virus disminuye con el tiempo, lo que acelera la necesidad de una tercera dosis de refuerzo. Desde entonces, ha restablecido su pase verde y exige una tercera dosis para su renovación.

Macron dijo recientemente que sería necesaria una dosis de refuerzo para los mayores de 65 años para revalidar su pase de salud a partir de mediados de diciembre, en un esfuerzo por asegurar la absorción y evitar la quinta ola.

Cómo afecta la nueva variante de coronavirus ómicron tus planes de viaje

Vacunación en Italia

Italia siguió el camino de Francia en julio, con el primer ministro Mario Draghi anunciando un pase de salud similar, exigiéndolo como prueba de inmunidad para acceder a una variedad de lugares y servicios. Aunque Italia no experimentó el mismo aumento inicial en las vacunas que Francia, la política ha ayudado a girar lentamente el dial. Y, el mes pasado, Italia fue más allá que Francia para introducir lo que era hasta hace poco la medida más dura en Europa: un “Pase Verde” que requiere que todos los trabajadores de la nación, tanto públicos como privados, se vacunen, demuestren que se han recuperado o dan negativo para covid para recibir su nómina.

Desde que se anunció la medida a mediados de septiembre, la cobertura de vacunación de Italia ha aumentado alrededor de 5 puntos porcentuales. Aunque no es un gran aumento, los expertos argumentan que en esta etapa de la pandemia, cada punto porcentual ayuda.

El Dr. Roberto Burioni, un destacado virólogo italiano de la Universidad de San Raffaele en Milán, dijo que las estrictas medidas del pase de salud ampliado no solo le han permitido al país vacunar por completo a alrededor del 73% de la población, sino también evitar restricciones dolorosas, como el confinamiento que ahora se aplica en Austria. Burioni también dijo que el pase, que es necesario para acceder a la vida nocturna, había motivado a los jóvenes en Italia a recibir las dosis.

“Lo que en mi opinión fue el efecto más notable es que experimentamos una tasa de vacunación muy, muy alta en el grupo de edad de 20 a 30 años”, dijo Burioni, que calculó en alrededor del 84%. “Estos jóvenes son muy importantes en la difusión del virus. Porque, ya sabes, tienen una vida social muy intensa. Son una de las razones por las que Italia está en una mejor posición que otros países”.

Pero dijo que incluso con los duros mandatos y sus esfuerzos por combatir la desinformación contra las vacunas como parte de la estrategia de covid de Italia, sigue habiendo una pequeña y ruidosa minoría de la población que está en contra de las vacunas, y aparentemente nada cambiará su opinión. Ese grupo, aunque pequeño, todavía plantea un gran problema para que Italia alcance su objetivo final de vacunar al 90% de la población elegible, agregó Burioni.

“No puedo creer que alguien se niegue a hacer esto después de 150.000 muertes en Italia; todos aquí tienen un pariente, un amigo que murió de covid. Me encuentro con personas en la unidad de cuidados intensivos con covid que todavía dicen que no recibirían la vacuna. No se arrepienten, dicen ‘Oh, no, por favor no me vacune'”.

Revisan el pase verde de un hombre en el puerto de Genoa.

La evaluación de las vacunas obligatorias

Si bien la politización de las vacunas de covid, particularmente por parte de grupos populistas en Europa, ha hecho que muchos gobiernos sean reacios a hacer cumplir los mandatos sobre sus poblaciones, el riesgo de que los cierres severos cancelen otra oportunidad en una temporada de recuperación navideña ha llevado a muchos a reevaluar.

A medida que aumentan los casos en Alemania, el ministro de Salud del país advirtió que para el final del invierno, “casi todos en Alemania probablemente estarán vacunados, recuperados o muertos”. Desde el miércoles, una nueva ley exige que todos los trabajadores proporcionen prueba de vacunación, recuperación o una prueba negativa; aquellos que no cumplan no podrán ingresar a su oficina y podrían quedar sin paga. Y Olaf Scholz, el canciller entrante de Alemania, dijo que la nueva coalición consideraría las vacunas obligatorias porque “la vacunación es la salida de esta pandemia”.

En Grecia, donde las infecciones están aumentando, el primer ministro Kyriakos Mitsotakis dijo el martes que las vacunas de covid-19 serían obligatorias para todos los ciudadanos mayores de 60 años. El gobierno griego había prohibido recientemente a los ciudadanos adultos no vacunados la entrada a cines, teatros, museos o gimnasios, con o sin prueba. El acceso a los servicios públicos, bancos y tiendas sin una prueba negativa ya estaba restringido para los no vacunados.

La República Checa, que está experimentando su mayor número de casos de la pandemia, también está endureciendo los requisitos en líneas similares.

El aumento de las restricciones sobre los no vacunados es parte de un movimiento más amplio hacia los mandatos de vacunación a nivel mundial, dice Thomas Hale. “Austria es un ejemplo muy dramático. Pero es parte de una tendencia más grande”.

Estados Unidos, el contraejemplo

Hay contraejemplos en los que la efectividad de los mandatos ha sido menos clara. En Estados Unidos, las reglas de vacunación para trabajadores federales, miembros del ejército y personas que trabajan en entornos de atención médica han contribuido de alguna manera a aumentar la aceptación entre esos grupos, pero es difícil decir si han tenido un impacto significativo sobre la población en general, dice Hale. La administración de Biden también ha intentado exigir que las empresas privadas que emplean a más de 100 personas estén completamente vacunadas o se sometan a pruebas periódicas, pero la medida está atada en los tribunales.

En Sudáfrica sí hay vacunas pero la gente no quiere vacunarse, dice el Dr. Huerta

Pero a medida que los países apuntan a usar los confinamientos de manera más juiciosa, o evitarlos por completo, Hale cree que seguiremos viendo a más líderes avanzar hacia los mandatos. El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, dijo a mediados de noviembre que la definición de “completamente vacunado” tendría que cambiar en algún momento para tener en cuenta las vacunas de refuerzo. Y, el lunes, el Reino Unido anunció que ofrecería vacunas de refuerzo a todos los adultos, y reduciría la brecha entre la segunda y la tercera dosis de seis meses a tres, en un esfuerzo por frenar la propagación de ómicron.

“Creo que [los mandatos] funcionan. Creo que motivan especialmente a las personas que no son adversas a las vacunas, pero que son un poco vagas sobre las vacunas, un poco indecisas. Y en algunos países, esa es una gran parte de la población”, dijo Hale, señalando de nuevo a Francia.

“Pero si te enfrentas a personas que realmente están en contra de la vacunación, entonces no me queda tan claro que esas medidas eliminarán esa barrera”.

Eliza Mackintosh escribió e informó desde Londres. Jo Shelley y Salma Abdelaziz en Viena, Nina Avramova, Stephanie Halasz, Sarah Dean y Chris Liakos en Londres e Inke Kappeler en Berlín contribuyeron a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Skip to content