Skip to Content

¿Qué puede pasar con ómicron, la nueva variante del nuevo coronavirus?

Marysabel E. Huston-Crespo

(CNN Español) – La semana pasada el mundo se enteró de la existencia de ómicron, una nueva variante del coronavirus que fue detectada por primera vez en Sudáfrica.

Su aparición generó temores sobre las consecuencias que podría provocar y varios países aplicaron restricciones para las personas provenientes o que hayan transitado por países del sur de África.

¿Qué puede pasar con ómicron? El Dr. Elmer Huerta lo explica en este episodio.

Puedes escuchar este episodio en Spotify o en tu plataforma de podcast predilecta, o leer la transcripción a continuación.

Hola, soy el Dr. Elmer Huerta y esta es su dosis de información sobre el nuevo coronavirus, información que esperamos que sea de utilidad para cuidar de su salud y la de su familia. Hoy veremos lo que se sabe, y lo que no, acerca de la nueva variante del nuevo coronavirus, ómicron.

Sudáfrica identifica por primera vez la variante ómicron

En medio de un resurgimiento de casos en Europa y el resto del planeta, y en una nerviosa espera acerca de lo que podría pasar con la pandemia, el ministro de Salud de Sudáfrica, Joe Phaahla, convocó a una conferencia de prensa de emergencia la tarde del miércoles 25 de noviembre.

En ella, dio la noticia.

Habiéndose documentado un rápido aumento de casos de covid-19 en la región de Gauteng, en el noreste del país, el sistema de vigilancia genómica sudafricano detectó —en una muestra tomada en el vecino país de Botswana el 9 de noviembre— la presencia de una nueva variante del nuevo coronavirus, a la cual se le denominó B.1.1.529.

La variante, se aclaró, no es una descendiente directa de la delta, sino que proviene de otra línea evolutiva del nuevo coronavirus.

Contrastando con su respuesta en situaciones similares anteriores, la reacción de la Organización Mundial de la Salud ha sido, en esta oportunidad, extraordinariamente rápida.

Menos de 48 horas después del anuncio del ministro de Salud sudafricano, el Grupo Técnico Asesor sobre la Evolución del Virus SARS-CoV-2 —un grupo independiente de expertos que monitorea periódicamente la evolución del nuevo coronavirus, evaluando si las mutaciones que presenta pueden alterar el comportamiento del virus— se reunió en la ciudad de Ginebra el 26 de noviembre para estudiar la evidencia proporcionada por los científicos sudafricanos.

Una variante de preocupación, según la OMS

De acuerdo con la evaluación del Grupo Técnico, “el número de casos de covid-19 causados por la nueva variante parece estar aumentando en casi todas las provincias de Sudáfrica, y la variante tiene una gran cantidad de mutaciones, algunas de las cuales son preocupantes y, comparada con otras variantes de preocupación, la evidencia preliminar sugiere un mayor riesgo de reinfecciones”.

La reunión concluyó dándole a la nueva variante el nombre de la 15ª letra del alfabeto griego, ómicron, y designándola directamente como una variante de preocupación.

Este hecho nos llama la atención, pues lo que se busca al encontrar una nueva variante es saber si, por haber adquirido nuevas mutaciones, el nuevo virus está asociado con una o más de las siguientes características:

aumento de la transmisibilidad, aumento de la virulencia que produce un cambio en la presentación clínica de la enfermedad, o una disminución en la neutralización por vacunas o tratamiento por anticuerpos monoclonales.

Generalmente, al descubrirse una nueva variante, la OMS la clasifica inicialmente como una variante de interés. Ahí inician los estudios para demostrar su transmisibilidad, virulencia y respuesta a las vacunas; siendo catalogada recién luego de que se demuestra que tiene alguna de esas características como una variante de preocupación.

En esta oportunidad, menos de 48 horas después de haberla anunciado, la OMS ha designado a la nueva variante como una de preocupación.

Por otro lado, en salud pública es siempre importante conocer el contexto en donde ocurren las enfermedades.

El epicentro de la variante ómicron

Gauteng, considerada el epicentro del brote de covid-19 causado por la variante ómicron, es una de las nueve regiones de Sudáfrica, teniendo la particularidad de que representa solo el 1,5% de la superficie del país, pero que alberga al 25% de la población (aproximadamente 15 millones de personas).  En ella se localiza la capital, Pretoria, y la ciudad más poblada, Johannesburgo.

El problema más grande de Sudáfrica relacionado con el covid-19 es que, a pesar de que fue uno de los primeros países africanos en recibir vacunas de AstraZeneca, su programa de vacunación fue interrumpido el 8 de febrero al descubrirse que la vacuna era prácticamente inefectiva contra la variante beta, la primera descubierta en ese país.

Desde entonces, a pesar de haberse reiniciado el programa con las vacunas de Johnson & Johnson y Pfizer, la adopción de la vacunación por la población ha sido muy lenta. Se sabe que, en el momento de escribir este episodio, solo 23,8% de la población cuenta con la vacunación completa, no teniendo Sudáfrica hasta el momento un programa de dosis de refuerzo.

El porcentaje de positividad de pruebas PCR en esa zona geográfica, muy densamente poblada y con coberturas muy bajas de vacunación, pasó en un lapso de solo tres semanas de 1% a más de 30%. El aumento, en palabras del ministro de Salud, representa un “aumento exponencial” de casos de la infección.

¿En qué se compara ómicron con la cepa original?

Comparada con la variante original de Wuhan, ómicron tiene más de 30 mutaciones. 10 de ellas en la zona de la espiga, la parte que el virus usa para ingresar a las células, y contra la cual están dirigidos los anticuerpos neutralizantes formados en respuesta a la vacuna o la infección natural. Como comparación, la variante delta tiene 10 mutaciones, tres de las cuales se encuentran en la espiga.

Las mutaciones de ómicron han sido encontradas ya en alfa, delta y lambda.

La identificación de ómicron ha despertado la alerta de las autoridades de salud pública en todo el planeta. La vigilancia genómica identificó casos en Bélgica, Reino Unido, Hong Kong, Alemania, Italia e Israel. Los expertos no descartan que las restricciones de vuelos provenientes de países africanos hayan sido ordenadas muy tarde, y que ómicron ya se encuentre en muchos países del mundo.

Para muchos, la aparición de esta variante es un signo de la inequidad en la distribución de vacunas. Entre los ocho países que han sido objeto de restricciones de viaje por Estados Unidos, ninguno ha vacunado ni siquiera a un tercio de su población, y en Malawi, la tasa de inmunización es de un solo dígito.

Sin duda, es necesario un nuevo enfoque en la distribución de vacunas en los países económicamente menos favorecidos. Como se mencionó en episodios previos, este era el problema que se temía que podía suceder, la formación de nuevas variantes por la falta de vacunación en los países de bajos ingresos económicos.

¿Qué debes hacer ante esta noticia?

Nosotros pensamos que el hallazgo de ómicron no debe despertar el pánico en la población. Sino más bien ponerla en alerta a las noticias provenientes de medios confiables, como CNN.

No todas las mutaciones que adquieren los virus son para hacerlos más virulentos y que puedan causar enfermedades más graves. Y para los que piensan que esta nueva variante nos devolverá al inicio de la pandemia, les decimos que no.

Estamos en un momento diferente. Gran parte de la población en América Latina y Estados Unidos está inmunizada con vacunas que han demostrado proteger contra la enfermedad grave y la muerte. También tenemos medicamentos como los antivirales orales que podrían estar disponibles muy pronto.

Por otro lado, los fabricantes de vacunas Pfizer y Moderna anunciaron que están trabajando en versiones mejoradas de su vacuna, más adaptadas a la nueva variante.

Recomendaciones sanitarias para tomar en cuenta

Lo más importante es que ya, casi dos años después de iniciada la pandemia, sabemos muy bien que el contagio del virus se hace predominantemente a través de los aerosoles, gotitas microscópicas de secreciones que se despiden de las vías respiratorias al hablar, gritar o cantar.

Es por eso que, a pesar de que ya estamos cansados de la situación, es necesario entender que estamos aún atravesando una pandemia de futuro incierto, y que lo único que podemos controlar es nuestra actitud con respecto a la prevención.

Hasta que se tengan más datos sobre la distribución y comportamiento de la nueva variante, es muy importante vacunarse, completando las dos dosis y recibiendo la de refuerzo, debiéndose también mantener las medidas básicas de prevención:

uso de mascarillas de alta eficiencia, evitar reuniones en lugares cerrados con personas no vacunadas que no viven en el mismo hogar, ventilar ambientes cerrados y lavarse las manos.

¿Tienes preguntas sobre el covid-19?

Envíeme sus preguntas por Twitter, intentaremos responderlas en nuestros próximos episodios. Pueden encontrarme en @Drhuerta.

Si cree que este podcast es útil, asegúrese de suscribirse para obtener el último episodio en su cuenta y ayude a otros a encontrarlo; calificándolo y revisándolo en su aplicación de podcast favorita.

Y para obtener la información más actualizada, siempre puede dirigirse a CNNEspanol.com. Gracias por su atención.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Skip to content