Skip to Content

Estudiantes luchan contra una prohibición de libros que tiene dividida a la comunidad de Pensilvania

Juan Pablo Elverdin

York, Pennsylvania (CNN) — Los estudiantes de un distrito escolar del sur de Pennsylvania están luchando contra el último ejemplo de pánico que se extiende sobre cómo se enseña la historia y la raza en las escuelas de todo Estados Unidos.

“No creo que una brújula moral te permita prohibir libros sobre la igualdad y el amor al prójimo”, dijo a CNN Christina Ellis, estudiante de último año del Central York High School.

Ellis se encuentra entre los estudiantes que protestan por la prohibición de libros en York, Pensilvania, y cuestiona que los funcionarios que decidieron eliminar ciertos materiales de lectura del plan de estudios hayan leído siquiera los recursos que consideran controvertidos. A ella se le unieron otros adolescentes que protestaron frente a la Escuela Secundaria Central de York esta semana.

El lunes, estudiantes, padres y otros miembros de la comunidad debatieron durante una reunión del consejo escolar virtual sobre la lista de libros y recursos antirracistas que fueron prohibidos del plan de estudios por el consejo escolar de Central York el año pasado.

Escuelas de EE.UU. aún tienen dinero federal para gastar 1:06

El pasado mes de octubre, el consejo escolar, compuesto exclusivamente por blancos, prohibió por unanimidad una lista de recursos educativos que incluía un libro infantil sobre Rosa Parks, la autobiografía de Malala Yousafzai y el programa de CNN sobre el racismo en Barrio Sésamo.

Desde las caóticas reuniones de los consejos escolares hasta las luchas políticas entre partidos, los debates sobre la diversidad de los planes de estudio han encendido la polémica en todo el país en los últimos meses. Y a principios de este mes, una nueva ley de Texas destinada a restringir los debates sobre la raza y la historia en las escuelas hizo que algunos educadores se replanteasen y renunciasen a las actividades relacionadas con la educación cívica para no entrar en conflicto con ella.

Pero en York, las discusiones sobre la raza estallaron a raíz de las protestas del verano pasado y los estudiantes comenzaron a tener más conversaciones sobre el racismo y la creación de entornos más inclusivos.

Los funcionarios de la escuela dicen que no se trata de una prohibición, y que los materiales están “congelados” mientras la junta directiva los examina. Pero ese proceso ha durado casi un año. En la reunión virtual del consejo del lunes, los líderes del distrito dijeron que los materiales siguen estando prohibidos.

Algunos estudiantes y sus padres dijeron que es frustrante y cuestionaron la lógica de una junta escolar que, según ellos, no es diversa y no aborda las preocupaciones de un cuerpo estudiantil multicultural.

Una estudiante de último año de la Escuela Secundaria Central de York, Edha Gupta, dijo que la prohibición de los libros “fue una bofetada”.

Las escuelas no verían un gran aumento en los casos de covid-19 si siguen estas medidas, dice Fauci

“Esta es una junta que después de escuchar las preocupaciones de sus estudiantes acerca de la diversidad en el distrito, escuchando mi lucha con la raza, siendo un indio-americano y constantemente sintiendo que no pertenecía. Después de todas esas conversaciones durante semanas y semanas, todavía persiguieron la prohibición del libro”.

Gupta no es el único estudiante enfadado con la junta. “Me sentí profundamente dolida cuando me enteré de esta prohibición de libros, que perjudica a los autores y recursos negros y marrones”, dijo Ellis, una estudiante negra de último año, en la escuela secundaria.

Dijo que los libros son cruciales para enseñar a los estudiantes sobre el racismo. “¿Por qué un episodio de Barrio Sésamo amenaza la educación de los niños? En todo caso, este consejo escolar está amenazando la educación”, dijo durante la reunión.

Los bibliotecarios de las escuelas han retirado los libros de las estanterías, y los profesores dicen que sus planes de clases se han visto afectados.

“Ahora, con esta prohibición de recursos, tengo que pensar dos veces si debo o puedo utilizar una cita de James Baldwin como apertura de mi clase”, dijo Ben Hodge, profesor del Central York High School.

También hay cierto temor entre los educadores.

Padre de familia defiende uso de mascarillas con apasionado discurso 1:25

“Hay profesores que miran por encima del hombro preguntándose si alguien va a estar en su puerta oscureciendo su puerta, diciendo que dijiste algo o mencionaste algo o usaste algo que no debías”, dijo Patricia Jackson, que ha enseñado en el distrito escolar de Central York durante más de 20 años. El hecho de que todos los materiales prohibidos sean de o sobre personas de color es sólo una coincidencia, según Jane Johnson, presidenta del consejo escolar. “La preocupación se basó en el contenido de los recursos, no en el autor o el tema”, dijo en un comunicado.

Qué dicen los padres

“No creo que una junta que carece de diversidad sea la autoridad adecuada para determinar qué material es apropiado para abordar la cuestión racial en esta comunidad”, dijo Brandi Miller, madre de un alumno del distrito escolar.

Sin embargo, otros padres apoyaron la prohibición.

Una madre dijo que “la comunidad está 100% en contra de una agenda de adoctrinamiento de teoría racial crítica”, durante la reunión del lunes. “Las escuelas no son el lugar para moldear la política o la identidad”.

Pero la teoría crítica de la raza no se enseña en los planes de estudio de K-12.

“Esto es claramente un ataque a la diversidad, la equidad (y) la inclusión. Se siente como una exageración política basada en la desinformación”, dijo Ana Ramón, subdirectora de promoción de la Asociación de Investigación del Desarrollo Intercultural, a CNN a principios de este mes.

El padre de York, Matt Weyant, elogió al consejo escolar por aplicar la prohibición.

“No quiero que mi hija crezca sintiéndose culpable por ser blanca”, dijo.

Este sentimiento se está extendiendo por todo Estados Unidos. Un número cada vez mayor de estados han aprobado o están considerando políticas que definen estrictamente lo que los estudiantes pueden aprender sobre la raza.

Pero son los estudiantes los que se pierden, dicen antiguos y actuales alumnos.

Durante la reunión de la junta directiva, un hombre que dijo ser ex alumno del distrito escolar, dijo que a menos que la junta escolar pueda revisar cada libro de la prohibición y explicar lo que es tan “aborrecible” de cada uno de ellos, entonces los libros deben ser permitidos de nuevo en el plan de estudios de la escuela.

“Quiero aprender historia genuina”, dijo Olivia Pituch, una estudiante que protestaba frente a la Central York High School esta semana.

“No quiero aprender una versión blanqueada. Quiero escucharlo todo. No quiero que todo el mundo se preocupe por cómo nos sentimos porque nadie se preocupó por cómo se sentían los miembros BIPOC de la comunidad”.

Pero un experto dijo que esta prohibición es diferente de muchos otros debates en todo el país.

“Esto parece bastante atroz. Puedo ver cómo ciertos entrenamientos o talleres a los que algunos padres se oponen parecen realmente fuera de lo que se puede esperar de una clase de historia”, dijo Natalia Mehlman Petrzela, profesora asociada de historia en la New School.

“Pero el tipo de textos que se están prohibiendo aquí me hace sentir que ahora hay una especie de alergia a cualquier cosa que mencione la raza o el racismo”.

Se trata de algo más que un libro, o una película, o incluso un plan de estudios, argumentan los profesores veteranos. En York, les preocupa que sea una guerra contra su profesión.

“No soy un enemigo del Estado. Estoy aquí para cuidar de sus bebés cuando entran en mi aula y hay algunos a los que estoy mirando, pero siguen siendo bebés”, dijo Jackson, el profesor de York.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Skip to content